imita - Acompañamos tu innovaciónimita - Acompañamos tu innovaciónimita - Acompañamos tu innovación
Salamanca (España)
Todos los días
(de 00 a 24 horas)

PanDremia del Clima

En la obra literaria más antigua conocida, El Poema de Gilgamesh (escrito en 2700 a.C.), el protagonista desafió a los dioses talando un bosque considerado como un santuario y los dioses se vengaron del rey sumerio provocando una erosión brutal del suelo, lo que conllevó una larga sequía en Mesopotamia que provocó una migración de las gentes hacia el norte de Babilonia.

Los romanos ya hablaban de ecología y ecologismo cuando mencionaban en sus escritos de la polución del aire con latinismos como gravioris caeli (cielo pesado) o infamis aer (aire infame) y fueron diligentes al diseñar programas de salud pública como la Cloaca Máxima. Con la llegada de la revolución industrial el uso y abuso de máquinas desorbitaron la contaminación e hizo que los políticos y pensadores se implicasenen los nuevos ecocidios del planeta.

Benjamín Franklin reivindicó el “derecho público” a respirar aire puro desde América y en Europa el clérigo Malthus ya advertía que el auge demográfico del planeta conllevaría su destrucción. En España, tuvimos que esperar un siglo más para que el rey Alfonso XIII descubriera las bondades naturales de nuestra tierra y protegiera el Parque Nacional de Covadonga (Los Picos de Europa) y la aparición de los primeros brotes verdes en nuestro Parlamento durante la segunda década de la democracia.

Ante problemas globales, no queda otra salida que respuestas globales como hemos conseguidos durante la pandemia. Con la emergencia climática sucede lo mismo, la vacuna no está en solucionar los problemas de nuestras grandes ciudades polucionadas sino en desarrollar soluciones creativas que, manteniendo nuestra calidad de vida y sin producir otra crisis económicas, no comprometan el futuro de nuestra casa siendo de que cada habitante del planeta siente de algún modo los efectos devastadores de la emergencia climática.

Ante este preocupante escenario, la ambulancia que sea capaz de paliar los desafíos presentes y anticiparse a los futuros tiene que estar dotada con tecnologías como la  Inteligencia Artificial, analítica predictiva, sensores con servicios al Internet de las Cosas 5G o tecnología satelital. Con esto podemos gestionar los ciclos agrarios, gestionar el aire y el océano, administrar las energías renovables, prevenir desastres natural y, sobre todo, ser capaces de provisionar los recursos disponibles.

En Glasgow se ha hablado mucho de quem para llegar a ese mundo sostenible, con recursos limitados y con un población en crecimiento exponencial, habría que alcanzar una Economía circular y descarbornizada a nivel global. La teoría perfecta, pero la práctica lleva a introducir en el ciclo las soluciones disruptivas de la industria química para fomentar el uso de las materias primas alternativas (biorefinerías), la creación de bioproductos (por ejemplo el packaging compostable) o toda la cadena de valor que tiene que ver con la reutilización, reciclaje y puesta en uso de materia (como el reciclaje químico desarrollado por BASF).

Roma no construyó su Cloaca en un día pero, si pretendo dejar de fumar, no es lo mismo que mi reto sea reducir el consumo de tabaco que ELIMINARLO (aunque sea de forma progresiva). De nada sirve que se contenga el aumento de la temperatura sino se reduce el uso del carbón y la responsabilidad política pasa por poner el listón lo más alto posible (esos objetivos SMART de los que hablan los anglosajones). No se trata sólo de mandar el doble de subsidios al mundo de los terceros de la fila para que se “pongan las pilas verdes” para la causa. Antes debemos darles los medios para que aprendan a pescar y no pasen hambre (sólo recordar el dato de que un día de gasto militar da para paliar el hambre de 34 millones de personas).

Quizá, la mejor medida disruptiva, sería adoptar a nivel mundial la solución jurídica que ELIMINARÍA mucha de esa irresponsabilidad de la que hablaba Mafalda: conseguir que la definición de ECOCIDIO pueda incorporarse al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y llevar al banquillo a gobernantes, dirigentes y CEOs de todo el mundo que atenten contra nuestra Casa Común y no sean parte de ese verdadero cambio que quieren ver el mundo.

Como diría Machado, se miente más de la cuenta por falta de fantasía, también la verdad se inventa. No se puede camuflar lo que vivimos ni poner parches con la excusa de que, de otro modo, entraríamos en otra crisis económica. Tampoco se trata de buscar soluciones espaciales como los cometas de energía, el polvo de diamantes o ese parasol planetario que de sombra a ciertas regiones de la Tierra para evitar el sobrecalentamiento. 

La solución ante esta pan-dremia climática no es adecuar al ser humano a tendidos de Sol o Sombra sino aportar la Luz innovadora que nos permita dar un SALTO CUÁNTICO a otros modos de vida más sostenibles que descarten la avaricia, el consumo desmedido y la desigualdad en el acceso a la energía.

Dicen que la Gioconda del Taller de Leonardo que está en el Prado no sonríe como la del Louvre. En las Cumbres del Clima sucede lo contrario: el acuerdo de París no se ha cumplido y, después de treinta años, los líderes mencionan por primera vez la descarbonización y eliminación de los combustibles fósiles y salen sonrientes después del encuentro estromboliano.

Si el ser humano incumple sus promesas, los dioses responden. Sólo si damos las redes de seguridad climática a todos los países podremos hacer sonreír a todas las “Mona Lisa” del mundo.

“Cuando se trata de tecnología, tenemos dos opciones, crear un universo Mad Max o uno Star Trek”. Vivek Wadhwa.

Alberto Saavedra at imita.es Chief Vissionary Officer

0

No hay productos en el carrito.

Subscribe to our newsletter

Sign up to receive latest news, updates, promotions, and special offers delivered directly to your inbox.
No, thanks