imita - Acompañamos tu innovaciónimita - Acompañamos tu innovaciónimita - Acompañamos tu innovación
Salamanca (España)
Todos los días
(de 00 a 24 horas)

La SoberbIA del Evangelio

Un midrash cuenta que Moisés cuando subió al Monte Sinaí aprendió la Torah oral de Dios mismo, es decir, mientras escribía lo que Dios le dictaba recibía las implicaciones que cada una de las palabras tienen, recibiendo el profeta una sabiduría eterna que le permitiría distinguir las reglas divinas para cada relato oral y el significado que tiene para el ser humano. 

Quizá por ese motivo los judíos siguen aprendiendo de memoria desde niños la Torah, estudian a diario salvo en comidas y tiempo de labor los 613 mandamientos y cumplen, en la medida de lo que permite la sociedad del bienestar moderna, tanto los 248 positivos (de acción) como el 190 que dictamina que hay que observar todas las reglas relativas a la guerra y los negativos (los de no hacer) como el 57 que dice que está prohibido destruir los árboles frutales aun en tiempo de guerra. La Torah comparte la misma etimología que la palabra hebrea orá, que significa “LUZ”, y los judíos han sido a lo largo de la Historia un pueblo brillante que ha arrojado luz al resto del mundo sobre el sentido de la vida y nos han mostrado qué camino debemos tomar.

La paradoja actual es que el hogar de una de las civilizaciones más antiguas del planeta está en mano de uno de los Estados más jóvenes con complicadas relaciones vecinales y la necesidad de buscar soluciones ante sus pocos recursos naturales lo que ha llevado al pueblo prometido a invertir en Tecnología convirtiendo al ingenio israelí en referencia internacional. En los años 50 ya eran pioneros en uso de energía solar, ahora son el hogar natural en Silicon Wadi (al norte de Tel-Aviv) de empresas como IBM, Microsoft, Motorola, HP o Intel y son el segundo país que más invierte en I+D+i y el primero del mundo en número de start-ups per cápita, la Meca emprendedora por excelencia.

Pero este liderazgo de luces no está exento de sombras ya que el avance tecnológico israelí no sé quedó en la búsqueda de recursos agrícolas sino que está estrechamente ligado al gasto en defensa. Conocido en los últimos años ha sido el software desarrollado por la compañía israelí NSO, Pegasus, capaz de interceptar comunicaciones de personas como Emmanuel Macron o su paterné Pedro Sánchez,  el programa Blue Wolf  que recoge la información de los que visitan sus aduanas según mande la interfaz de la aplicación: verde, amarillo y rojo (dejar pasar, investigar o detener) o su última innovación, El Evangelio, el sistema con IA que usa Israel para saber dónde atacar localizaciones de Hamás.

Estimo que es el grado sumo de la integración bélica de la Inteligencia Artificial. El ejército israelí cuenta con un tsunami de información procedente de la identificación de forma autónoma de personas y objetos mediante la tecnología StarTrack, imágenes vía satélite y las captadas por los drones que nutren el algoritmo que ha sido entrenado evaluando miles de horas de imágenes obteniendo datos tan relevantes como el número de civiles que quedan en una zona potencial de ataque. El algoritmo es un león voraz y cada vez necesita más información con lo que también lo alimentan con comunicaciones interceptadas, datos de vigilancia y monitorización de los movimientos y patrones de comportamiento de los ciudadanos palestinos que viven en ese mundo de miedo creado por los miembros de Hamás del lado oscuro y la luz de los misiles del otro lado de la franja.

Según la pseudoVerdad de la Inteligencia militar israelí, términos contradictorios como diría Groucho, la Inteligencia Artificial da como resultado más de 100 objetivos nuevos al día con un gran daño al enemigo terrorista y un daño mínimo a los no combatientes, el algoritmo tiene algún pequeño fallo que mejorar para los ataques aéreos ya que incluye Hospitales y Centros sanitarios. Desconozco si estos avances van alineados con la redacción de la ley europea/occidental en la que todos  los sistemas que supongan un «riesgo inaceptable», como el reconocimiento facial, serán prohibidos, y aunque Israel sigue siendo el eterno candidato potencial a la adhesión a Europa si se le han hecho extensivos los programas europeos de Investigación y Desarrollo Tecnológico como algún caso de proyecto marco en los que hemos participado el equipo de imita.

En la otra orilla, la que vio nacer a Jesús de Nazaret, se ve al vecino como como un radical de una una ideología política nacionalista. Al norte Hamas nació como producto del proceso colonial de Israel y ahora pervive por la beneficencia de la inocencia occidental que mantiene su apoyo incondicional a un estado democrático aunque sea a base del uso y derribo mediante la peor de las armas de destrucción masiva: la mentira. Ya lo señaló el  dramaturgo de la antigua Grecia Esquilo, la primera víctima de la guerra es la Verdad y más en estos tiempos de postmodernidad y desinformación en los que cada cuál intenta imponer su pensamiento único.

Para escapar de este monocultivo de las mentes la única salida posible es sacar la Navaja del fraile franciscano Guillermo de Ockham para afeitar las barbas de los dos demonios y desmentir que no siempre lo complejo es lo más creíble para poder comprender esta realidad que nos remueve. Dejando de lado a los terroristas y, a sabiendas que no hay justificación posible a la aberración del atentado, intentemos simplificar el problema llevándolo a lo local para que sea más fácil de entender.

En un lado de la franja, están los que quieren lograr que la franja de Gaza sea un territorio independiente como aquella Ciudad Lineal que diseñó Arturo Soria para Madrid o lo que están soñando en Arabia Saudí construir con «The line» a lo largo del desierto que llegué hasta el Mar Rojo. En el otro lado una metrópoli con posibles que quiere derrumbar las murallas del vecino y construir un ensanche similar al que ideó Idelfonso Cerdá para Barcelona o similar a lo que están batallando los Estados Unidos Rusos en su añorada Ucrania.

Con esta composición de lugar, cada 15 minutos muere en Gaza un niño (un tercio del total), Israel tiene a sus caídos frutos del oficio militar pero sigue sin respetar las reglas internacionales con bombardeos selectivos a Hospitales como hizo con el nosocomio cristiano de Al-Ahli, donde fueron masacradas más de 500 personas. Cuando un diplomático ejerce cómo tal le llaman terrorista. La Paz no se regala, se construye con y en el orden bélico, sin treguas, con alto el fuego y, si no hay respuesta, no habrá más medios que recurrir a la fuerza bruta del artículo 99 que respalda la armonía internacional.

Cuanto tenemos que aprender del pensamiento oriental, de ese arte de la guerra como lucha de Sumo en la que el respeto entre los rivales es el valor supremo o de cuentistas como Eduardo Galeano que afirmaba que los gobernantes siempre encuentran nobles razones para guerrear: la seguridad internacional, la dignidad nacional, la democracia, la libertad, el orden, el mandato de la civilización o la voluntad de Dios. Ninguno tiene la honestidad de confesar: Yo mato para robar.

En un mundo que en el que Dios no existe, como dijo aquel cristiano atormentado Dostoievski, todo está permitido. Nadie es responsable de nada, ni Dios ni patria ni ley que dirían nuestros abuelos. Si nadie es responsable de nada, surge la impunidad en nombre del derecho, la venganza, el rencor o incluso en defensa del pueblo elegido y, cuando reina la ley de la selva del más fuerte, emerge la tiranía pues el ciudadano el que reclama al déspota para que le salve. 

Saquemos la Navaja de Ockham para que la lógica nos redima: Dios existe y está comprometido con el hombre, por tanto, no todo está permitido. El hombre es libre para elegir entre el bien y el mal, y ese derecho se lo otorga Dios que le da una serie de deberes. Si elige el bien, tendrá que asumir sus responsabilidades. Si elige el mal querrá tener todo tipo de derechos, pero el Derecho internacional se los tiene que quitar ya que Dios, de momento, no media en los conflictos humanos.

El mejor acercamiento es proponer todas las posibilidades a los luchadores de Sumo, cómo si fuera la solución que nos ofrecería un Chat al uso de Inteligencia Artificial,  como dice el periodista, Enrique Ciberman, que pisa firme en la tierra prometida, soluciones que sean de pared a pared, de extremo a extremo con la innovación política más radical que podamos aplicar…

  1. Que Israel deje de existir y la población judía local se reduzca a una minoría.
  2. Que se cree una confederación llamada “Israel” desde el Jordán hasta el Mediterráneo que incluya a judíos, musulmanes y cristianos de distintos orígenes y que todos tengan igualdad de derechos en un estado multiétnico.
  3. Que haya dos estados: Israel y Palestina y que los judíos puedan vivir solo en Israel, pero los árabes en ambos estados.
  4. Que haya dos estados: Israel y Palestina, y que ambos países tengan minorías sustanciales de la mayoría poblacional que hay en el otro.
  5. Que haya dos estados con amplio intercambio poblacional pero poco contacto civil.
  6. Que haya dos estados pero que el palestino tenga ciertas limitaciones en temas de seguridad.
  7. Que sólo siga existiendo el Estado de Israel, pero los enclaves de Cisjordania y Gaza mantengan una autonomía considerable que sea monitoreada por Egipto y Jordania.
  8. Que el Estado de Israel anexe amplias extensiones de territorio en Judea y Samaria y los colonice, dejando enclaves árabes sueltos y autogobernados por sus clanes.
  9. Que Israel anexe todo Cisjordania y Gaza e implante una política férrea de control sobre las poblaciones árabes palestinas fomentando su emigración.
  10. Que Israel reconquiste en una guerra todos los asentamientos y poblaciones árabes de Cisjordania y Gaza, y expulse a la población palestina de esos territorios hacia Jordania y Egipto.

El Infierno está lleno de buenas intenciones y la Organización de Naciones Unidas (o divididas como la denominé en la entrada del blog Nosfera Totus Tuus), la ONU no puede lavarse las manos como Pilatos afirmando en los medios que la Solución política es cuestión de vida y muerte para millones de personas, se necesitan hechos y nada de treguas: Alto el Fuego definitivo y Mediación internacional para dotar de libertad a cada pueblo, en ese orden.

Cuando el profeta de todos, Moisés, descendió del Sinaí y vio a los hijos de Israel adorar al becerro de oro, arrojó las tablas al suelo y las quebró ya que los israelitas no habían demostrado ser dignos de recibir todo lo que había escrito en ellas. 

Espero y deseo que, entre todos, demostremos que Moisés se equivocó y que TODOS, palestinos e israelíes, son dignos herederos de la Tierra Prometida

 

«Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La Paz». Albert Einstein, científico arrepentido cuando descubrió que la energía y la masa si son intercambiables pero no las vidas.

Alberto Saavedra at imita.es Chief Vissionary Officer

0

No hay productos en el carrito.

Subscribe to our newsletter

Sign up to receive latest news, updates, promotions, and special offers delivered directly to your inbox.
No, thanks