imita - Acompañamos tu innovaciónimita - Acompañamos tu innovaciónimita - Acompañamos tu innovación
Salamanca (España)
Todos los días
(de 00 a 24 horas)

Pan Duro

En mi aldea castellana, mi abuela guardaba en un arcón de madera todo el pan que se hacía en casa con harina pura zamorana que lograba que se conservara durante más de un mes. En pleno confinamiento y, con esa cultura del aprovechamiento, dos emprendedoras asturianas han puesto su talento, investigación y los cuatro superpoderes para el medioambiente (reducir, reutilizar, reciclar y recuperar) para consiguen recetas increíbles de repostería con harina que obtienen de ese “pan de ayer” que todos tenemos en nuestros hogares. El modelo de negocio de Panduru ha sido premiado por Europa que valida la iniciativa a través de  EWA (Empowering Women in Agrifood) y garantiza su continuidad con el desarrollo de nuevas líneas de productos con excedentes de fruta o verdura para el consumo responsable. Son la base de la Economía circular, del flujo verde y sostenible concibiendo que sea la misma panadería la que les proporciona la materia prima, es el punto de venta y la fábrica dónde ellas elaboran sus productos en su obrador. El confinamiento, según a convertirnos en Principitos y valorar esa tecnología que es invisible a los ojos, lo que no podemos ver, ese software de trabajo, relaciones y servicios de Internet que están tan en auge. Por la pandemia, los escaparates virtuales van poco a poco reemplazando las tiendas físicas. Los Marketplace como Amazon van actualizando la experiencia de usuario integrando sus propios maniquíes: chatbots para la asistencia al cliente (elegir el número ideal de unas zapatillas) o realidad aumentada para ayudar a la gente a comprar unas gafas graduadas. La “restricción de movilidad callejera” subrayó la lentitud de nuestras conexiones a Internet pero, con los nuevos enrutadores Wi-Fi 6, conseguiremos repartir y compartir de forma eficiente el ancho de banda entre todos los miembros de la familia. Con estos nuevos protocolos las reuniones por herramientas como Zoom podrán sustituirse con salas de conferencias con realidad virtual con Software como AltspaceVR de Microsoft que nos permitirá ver a los compañeros de oficina o a nuestros jefes en forma de holograma. Pero, si hay una tecnología que nos es pandémica y ha llegado para quedarse, son los pagos móviles que, en esta época de inseguridades sanitarias, han ido sustituyendo a los pagos en efectivo. Según una encuesta de Forrester, el 67 por ciento de los minoristas estadounidenses aceptan ya pagos sin contacto, frente al 40 por ciento en 2019. Lo más sorprendente es que el 19 por ciento dijo haber hecho un pago digital en una tienda por primera vez desde el pasado mes de Mayo. En España tenemos ya compañías en este nuevo mercado digital como EurocoinPay que, basada en tecnología Blockchain, permite combinar pagos entre valores fiduciarios (los que dependen del crédito que merecen) y criptomonedas (dependientes de la confianza digital de los internautas). Su aplicación crecerá sin medida cuando se potencie el uso de la Banda Ultra Ancha que permitirá no sólo hacer pagos inalámbricos sino permitir arrancar el coche sin una llave física o entrar en las casas. Al menos, entre tanta tragedia vírica, llegan buenas noticias. Ha sido desahuciada una familia de origen humilde (la Gran Manzana) de una de las viviendas más afanadas del planeta, la Casa Blanca. Dejan su hogar con el atrevimiento (la madre de la ignorancia) de desconocer que, durante cuatro años, se han despertado todas las mañanas en una casa construida por esclavos negros y cuya primera piedra fue puesta por un español, el navarro Pedro Casanova, hispano que llegó en el siglo XVIII a la tierra de las oportunidades y llegó a ser alcalde de Georgetown. Ya no hay locos, todo el mundo está terriblemente cuerdo. Necesitamos quijotes en la política, en la empresa y en la sociedad que, poniéndose los cuernos de bisonte cómo el guerrero sioux del Capitolio, no tengan miedo a gritar cual Braveheart: ¡¡¡ Despierta España !!
“Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.” Santiago Ramón y Cajal, médico y escultor de su propio cerebro
Alberto Saavedra CVO imita.es Chief Visionary Officer
0

No hay productos en el carrito.

Subscribe to our newsletter

Sign up to receive latest news, updates, promotions, and special offers delivered directly to your inbox.
No, thanks